Entre las fases más importantes en la gestión de residuos en la Comunidad de Madrid se encuentran tanto la recogida como la clasificación. Algunos de estos productos de desecho, como pueden ser los restos de construcción sospechosos de contener amianto u otros productos tóxicos, deben ser cuidadosamente manipulados para no poner en riesgo la salud de las personas que los transportan. Por otro lado, la clasificación de los productos de desecho permite agilizar los procesos de reciclaje enviando cada producto a la planta que debe tratarlo.

Los consumidores jugamos un papel fundamental en esta fase de clasificación de los productos de desecho, de ahí la importancia de separar las basuras domésticas en varias bolsas y de depositar baterías, vidrio y papel en los contenedores que encontramos en las proximidades de nuestra casa. Pero en la gestión de residuos en la Comunidad de Madrid juegan también un papel importante los puntos de recogida de otros tipos de restos, los llamados “puntos limpios”. En ellos, en contenedores separados, se recogen electrodomésticos, pinturas, metales, etcétera, que serán enviados a las diferentes plantas para su tratamiento.

Muchos de los productos susceptibles de ser reciclados están marcados con un símbolo especial: el llamado anillo de Möbius, un triángulo formado por 3 flechas. También algunos productos fabricados en metal están marcados con un símbolo que indica que ser trata de un producto reciclable; en este caso el símbolo es un círculo formado por dos flechas que encierran en su interior las primeras letras del metal con el que están fabricadas.

Desde Recuperaciones Manuel Grueso llevamos más de un cuarto de siglo tratando metales para su reciclado.