Un servicio muy solicitado a las chatarrerías en Madrid tras realizar una obra o un derribo es la limpieza de los escombros acumulados, que son fragmentos o restos de material que provienen de desechos de la construcción. Su retirada es una tarea compleja que debe ser realizada por expertos que conozcan la normativa vigente y posean la maquinaria adecuada. Por eso, ante la imposibilidad o al menos dificultad de realizarlo por ti mismo, lo aconsejable es que acudas a contratar este tipo de servicios.

Es una labor que debes acometer con la mayor diligencia, tanto por seguridad, ya que pueden producirse accidentes por la situación de elementos que interrumpan el paso o sean cortantes, como para la salubridad del lugar, siendo imposible llevar a cabo con comodidad trabajos posteriores sin una limpieza adecuada. No debes olvidar tampoco el beneficio medioambiental que supone la correcta gestión de estos residuos.

El primer paso sería la retirada de los productos prefabricados, tales como cementos y cerámicas, así como de los hechos en obra, siendo este el caso del hormigón. Para remover este tipo de materiales, las chatarrerías en Madrid suelen disponer de contenedores en los que se depositan los restos fuera de las obras. Todo ello debe hacerse de forma regulada y acatando las ordenanzas municipales.

Una vez retirados los residuos de la demolición o la reforma, debemos proceder a la limpieza de las superficies, lo que normalmente consiste en la eliminación de polvo y suciedad acumulados; dependiendo del tamaño de la obra puede ser una cantidad bastante elevada. Proseguiremos con la limpieza de techos y suelos con maquinaria y material apropiados que lleguen a todas las zonas .

En Recuperaciones Manuel Grueso contamos con personal cualificado y con los mejores instrumentos para realizar todas estas tareas de la forma más eficaz, garantizando tu satisfacción si trabajas con nosotros.