En general, en los desguaces de maquinaría industrial de nuestro país se gestionan muchos tipos de piezas procedentes de vehículos y coches de muy distinto origen, marcas y modelos. Entre ellos existen piezas que son más demandadas que otras y que, al contrario de las que pasan meses en estas instalaciones, apenas duran horas entre las existencias.

En el sector de los desguaces de maquinaría industrial normalmente se cumple la regla de que cuanto más se vende un coche y más lo solemos ver por la carretera, más piezas se necesitan como repuestos para ellos.

Un coche que no es habitual en las carreteras tiene muy poco precio en el desguace, pues la demanda de sus piezas va a ser inferior al resto de vehículos. Aún así, hay que tener en cuenta que casi todos los elementos de un coche se pueden volver a usar, casi con la única excepción de líquidos y cables.

Si nos centramos en las piezas más demandadas podemos destacar los frontales, como los faros, los guardabarros, las aletas delanteras, etc. Esto tiene su causa en que la mayoría de los accidentes que se producen son por alcance, por lo que las partes delanteras sufren bastantes más daños.

Además, estas piezas son más deformables que el resto, pues absorben la fuerza del impacto para que los ocupantes del coche eviten daños.

Por otro lado, destacan las piezas de motores por separado o incluso completo. Un recambio nuevo de una pieza del motor suele ser bastante caro, y además es una parte fundamental del vehículo.

Para finalizar, las ruedas, los espejos retrovisores o las piezas electrónicas también generan una alta demanda.

En Recuperaciones Manuel Grueso te ofrecemos la posibilidad de encontrar la pieza de repuesto de cualquier tipo de coche. No dudes en contactar con nosotros para información y asesoramiento.